N.I. 106.20 Hoja ruta europea para levantamiento progresivo y coordinado del confinamiento

Notas Informativas

Share on Social Networks

Compartir enlace

Usar vinculo permanente para compartir en redes sociales

Share with a friend

Por favor iniciar sesión para enviar esto document por correo!

Incrustar en tu sitio web

Select page to start with

Post comment with email address (confirmation of email is required in order to publish comment on website) or please iniciar sesión to post comment

11. Por lo que se refiere a la evaluación de la seguridad y el rendimiento de los productos sanitarios y de los equipos de protección individual, las autoridades nacionales deben compartir las mejores prácticas y buscar un consenso sobre los enfoques comunes con la ayuda de organismos notificados, según proceda. Los Estados miembros deben e stablecer un punto de contacto único para todas las cuestiones relacionadas con los equipos de protección individ ual y los productos sanitarios a fin conectar a los organismos de ensayo y a las autoridades de vigilancia del mercado p ertinentes. Garantizar un suministro suficiente de equipos y medicamentos que permita el levantamiento de las me didas de confinamiento puede exigir un grado de cooperación más elevado que el que suele existir entre las em presas, también con las competidoras, en algunos ecosistemas. La Comisión está proporcionando, y seguirá haciéndolo en el futuro, en función de las necesidades que surjan, orientaciones en materia de defensa de la competencia y ayuda para la cooperación entre empresas en ecosistemas a fin de hacer frente a las carencias de bienes y servicio s necesarios para permitir una reducción gradual de las medidas de confinamiento. La Comisión y las autoridades nacion ales de competencia también garantizarán, a través de la Red Europea de Competencia (REC), una aplicación co herente de estas orientaciones en sus respectivas medidas de ejecución. 6. El desarrollo de una vacuna segura y eficaz es fundamental para ayudar a poner fin a la pandemia de COVID-19. Su desarrollo y su rápida introducción son, por lo tanto, esenciales. La Comisión está movilizando fond os adicionales para fomentar la investigación sobre la vacuna. Basándose en la información disponible y teniendo en cuen ta experiencias anteriores por lo que respecta a los plazos de desarrollo de las vacunas, la Agencia Europea de Medi camentos (EMA) estima que podría transcurrir un año antes de que se disponga de una vacuna contra la COVID-19 que p ueda autorizarse y esté disponible en cantidades suficientes para permitir un uso extendido y seguro. La Comisión, en cooperación con la EMA, está racionalizando las medidas reglamentarias necesarias, desde los ensayos clínicos hasta las autorizaciones de comercialización, para conseguir una aceleración del proceso, garantizando al mism o tiempo la seguridad. Guiará a la comunidad investigadora y a la industria de modo que unan sus fuerzas en gran des ensayos clínicos y estudiará la manera de apoyar el aumento de la producción de vacunas a medio plazo. La co ntratación conjunta y la igualdad de acceso a las vacunas, una vez estén disponibles, guiarán la acción de la C omisión. Se fomentará la cooperación a nivel internacional, en particular para promover el acceso a la vacuna. 7. Al mismo tiempo, el desarrollo de tratamientos y medicamentos seguros y eficaces, en particular m ediante la reorientación de los medicamentos existentes actualmente autorizados para otras enfermedades, podría limitar el impacto del virus sobre la salud de la población en los próximos meses y permitir que la economía y la sociedad se recuperen antes. La UE está financiando el acceso a los conocimientos técnicos en materia de superco mputación e inteligencia artificial para acelerar la identificación de moléculas activas potenciales entre los m edicamentos existentes y sus compuestos. Ya han comenzado los ensayos clínicos para estos tratamientos y, como en el caso de las vacunas, la Comisión y la EMA están preparando una aceleración de los pasos reglamentarios que van del ensayo cl ínico a la autorización de comercialización. Es preciso dar preferencia a los grandes ensayos clínicos, en la m edida de lo posible europeos, necesarios para generar los sólidos datos requeridos. La contratación conjunta para la adq uisición a gran escala de las posibles terapias relacionadas con la COVID-19 se encuentra en una fase avanzada de pr eparación. 6. Recomendaciones Sobre la base del dictamen científico del ECDC y del Grupo Consultivo sobre la COVID-19, la Comisión ha elaborado una serie de recomendaciones dirigidas a los Estados miembros sobre la forma de suprimir gradualmente la s medidas de confinamiento: 1. Los pasos serán graduales, ya que las medidas se suprimirán en diferentes etapas y se dejará sufi ciente tiempo entre ellas (por ejemplo, un mes), puesto que el efecto de su levantamiento solo puede medirse a lo largo del ti empo. 2. Las medidas generales deben sustituirse progresivamente por medidas específicas. Esto permitiría retornar gradualmente a la normalidad, sin dejar de proteger al mismo tiempo a la población de la UE frente al virus. Por ejemplo: a) Los grupos más vulnerables deben ser protegidos durante más tiempo: aunque siguen faltando datos completos, existen pruebas de que las personas de la tercera edad y los enfermos crónicos corren un mayor riesg o. Las personas con enfermedades mentales son otro posible grupo de riesgo. Debe contemplarse la adopción de medidas para seguir protegiéndolos, al mismo tiempo que se levantan las restricciones a otros grupos. ES Diario Oficial de la Unión Europea C 126/8 17.4.2020

15. EN EN Joint European Roadmap towards lifting COVID-19 containment measures

1. Nº 10 6. 20 Madrid, 18 de abril de 20 20 HOJA RUTA EUROPEA PARA LEVANTAMIENTO PROGRESIVO Y COORDINADO DEL CONFINAMIENTO

7. Los expertos en epidemiología consideran que, incluso con medidas de confinamiento, el virus sigue c irculando y cualquier nivel de relajación gradual del confinamiento conducirá inevitablemente a un aumento de nuevos casos . Esto requerirá un seguimiento constante y detallado, así como la disposición de adaptarse y volver a introducir nuevas medidas en caso necesario. También resulta evidente que las sociedades deberán vivir con el virus hasta que se encue ntre una vacuna o un tratamiento. A este respecto, será esencial informar de forma clara y oportuna a los ciudadanos y da r muestras de transparencia. También será fundamental un diálogo permanente con los interlocutores sociales. Evidentemente, las condiciones y los criterios con arreglo a los cuales pueden levantarse las medida s de contención dependen en gran parte de datos que van evolucionando, en particular en lo tocante al nivel de trans misión del virus en las regiones afectadas, el desarrollo y la duración de la inmunidad al virus entre la población, y la ma nera en que la enfermedad afecta a los distintos grupos de edad. Contar con datos fiables reducirá al mínimo el riesgo de toma r decisiones basadas en suposiciones incorrectas o información incompleta a consecuencia, por ejemplo, de demoras en la noti ficación o del hecho de no realizar pruebas a personas infectadas con síntomas leves o asintomáticas. Las recomendaciones de la presente hoja de ruta se basan en los conocimientos científicos disponibles hasta la fecha. Deberán revisarse a me dida que aparezcan nuevas pruebas, que los datos nacionales sean más comparables y que los métodos de medición estén má s armonizados. 3. Criterios Existen tres conjuntos de criterios que resultan pertinentes para evaluar si ha llegado el momento d e empezar a flexibilizar el confinamiento: 1. Criterios epidemiológicos que demuestren que la propagación de la enfermedad ha disminuido signif icativamente y se ha estabilizado durante un período prolongado. Esto puede indicarse, por ejemplo, mediante una reduc ción sostenida del número de nuevas infecciones, hospitalizaciones y pacientes en unidades de cuidados intensivos. 2. Suficiente capacidad de los sistemas de salud, por ejemplo en lo que se refiere a la tasa de ocupaci ón de las unidades de cuidados intensivos, un número adecuado de camas de hospital, el acceso a los productos farmacéutico s necesarios en las unidades de cuidados intensivos, la reconstitución de existencias en lo que respecta a los equipos, el acceso a los cuidados, en particular por parte de los grupos vulnerables, la disponibilidad de estructuras de atención prim aria, así como contar con suficiente personal cualificado para atender a los pacientes que abandonan los hospitales o perm anecen en su domicilio y para participar en la aplicación de medidas para ir levantando el confinamiento (pruebas diagnósticas, por ejemplo). Este criterio es esencial, ya que indica que los distintos sistemas nacionales de salud pu eden hacer frente a un futuro incremento del número de casos una vez se hayan levantado las medidas. Al mismo tiempo, es ca da vez más probable que los hospitales se encuentren ante una acumulación de intervenciones programadas y pospu estas temporalmente durante el pico de pandemia, por lo que los sistemas de salud de los Estados miembros deben haber recuperado capacidad suficiente en términos generales, y no solo en relación con la gestión de la CO VID-19. 3. Capacidad de seguimiento adecuada, como la realización pruebas a gran escala para detectar y vigi lar la propagación del virus, combinada con el rastreo de los contactos y la posibilidad de aislar a la población en caso d e reaparición y ulterior propagación de la infección. La capacidad de detección de anticuerpos, cuando se haya confirmado esp ecíficamente para la COVID-19, proporcionará datos complementarios sobre la proporción de la población que ha superado con éxito la enfermedad y permitirá en última instancia medir la inmunidad adquirida. Corresponde a los Estados miembros decidir, en función de sus propias estructuras, en qué nivel debe evaluarse el cumplimiento de los criterios anteriores. 4. Principios Ir flexibilizando de forma coordinada las medidas impuestas para hacer frente a la COVID-19 es una c uestión que reviste interés para Europa en su conjunto. Todos los Estados miembros se han visto afectados por la enferme dad, aunque en distintos grados. La propagación del virus no puede contenerse dentro de las fronteras, y las medida s que se adopten de forma aislada serán seguramente menos eficaces. Las medidas de contención, y su progresiva relajació n, afectan no solo a la salud pública, sino también a las cadenas de valor muy integradas, así como a los sistemas de tra nsporte nacionales y transfronterizos necesarios para permitir la libre circulación de personas, mercancías y servicios. Por lo tanto, a la hora de levantar estas medidas debe tenerse en cuenta la naturaleza integrada del mercado único. Si bien el calendario y las modalidades específicas variarán entre los Estados miembros, es esencial que exista un marco común. ES Diario Oficial de la Unión Europea C 126/4 17.4.2020

13. 5. La reactivación de la actividad económica debe ser gradual, garantizando así que las autoridades y las empresas puedan adaptarse adecuadamente y de forma segura al incremento de las actividades. Hay varios modelos (trab ajos con poco contacto interpersonal, tareas adecuadas para el teletrabajo, importancia económica, turnos de traba jo, etc.), pero no toda la población debería reincorporarse a su puesto de trabajo al mismo tiempo, y debería prestarse una atención especial, en un primer momento, a los grupos y sectores menos amenazados y a los grupos esenciales p ara desarrollar la actividad económica (por ejemplo, el transporte). Puesto que el distanciamiento social deberá seg uir aplicándose en gran medida, deberá seguir fomentándose el teletrabajo. En el lugar de trabajo deberán observarse la s normas en materia de salud y seguridad impuestas debido a la pandemia. La Comisión creará una función de alerta rápida para detectar disfunciones en la cadena de suministr o y de valor, basándose, entre otras cosas, en las redes existentes, como la Red Europea para las Empresas (REE), las agrupaciones de empresas, las cámaras de comercio y las asociaciones comerciales, los representantes de pymes y otro s agentes, como los interlocutores sociales a escala europea. Se buscarán las mejores soluciones disponibles para aborda r estas perturbaciones, que podrían tener su origen en un levantamiento asimétrico de las medidas de contenc ión (dentro o fuera de la UE), la quiebra de empresas o la interferencia de agentes de terceros países. 6. Las concentraciones de personas deben autorizarse gradualmente. Al reflexionar la secuencia más a decuada, los Estados miembros deben centrarse en las especificidades de diferentes categorías de actividades, tales como: a) Escuelas y universidades (con medidas específicas, como diferentes horarios de comida, refuerzo d e las medidas de limpieza, aulas más despejadas, recurso creciente al aprendizaje en línea, etc.). b) Comercio (venta al por menor) con una posible gradación (por ejemplo, aforo máximo, etc.). c) Actividades sociales (restaurantes, cafeterías, etc.), con una posible gradación (horario restrin gido, aforo máximo, etc.); d) Grandes concentraciones (festivales, conciertos, etc.). El restablecimiento gradual de los servicios de transporte debe adaptarse a la reducción progresiva de las restricciones de viaje y a la reintroducción de determinados tipos de actividades, teniendo en cuenta al mismo tiempo el nivel de riesgo en las zonas afectadas. Debe permitirse lo antes posible un transporte individualizado (por ejemplo, vehículos privados), que entraña menor riesgo, mientras que los medios de transporte colectivos deben introduc irse gradualmente con las necesarias medidas de protección de la salud (por ejemplo, reducción de la dens idad de pasajeros en los vehículos, mayor frecuencia de los servicios, dotación con equipos de protección individual a l personal encargado del transporte o a los pasajeros, barreras de protección, presencia de gel desinfectante e n los nodos de transporte y en los vehículos, etc.). 7. Los esfuerzos de prevención de la propagación del virus deben ser sostenidos: las campañas de sen sibilización deben seguir animando a la población a mantener las buenas prácticas de higiene adquiridas (uso de desinfe ctantes, lavado de manos, forma de toser y estornudar, limpieza de superficies que sean tocadas por muchas personas, et c.). Deben seguir aplicándose las directrices de distanciamiento social. Debe informarse pormenorizadamente a los ciud adanos sobre la situación con el fin de contribuir a contener la transmisión del virus gracias a las medidas individ uales y la responsabilidad. Las últimas orientaciones del ECDC ( 16 ) estiman que el uso en público de mascarillas no quirúrgicas podría ser útil. Podría considerarse la utilización en público de mascarillas, sobre todo en espacio s muy concurridos o confinados, como tiendas de alimentación o centros comerciales, o al usar el transporte público. Pod ría considerarse la posibilidad de recurrir a mascarillas confeccionadas con diversos materiales textiles, especialmente si, debido a problemas de suministro y prioridad de uso por parte de los profesionales de la salud, las mascarill as quirúrgicas no están disponibles para la ciudadanía en general. No obstante, el uso en público de las mascarillas s olo debe considerarse una medida complementaria y no un sustitutivo de las medidas preventivas establecidas, como el dista nciamiento físico, el control de la forma de toser y estornudar, la higiene minuciosa de las manos y el evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca. El uso de mascarillas quirúrgicas por parte de los profesionales sanitarios siempre debe tener prioridad sobre el uso por el resto de los ciudadanos. Las recomendaciones sobre el uso de mascarillas en públ ico deben tener muy en cuenta las lagunas sobre su utilidad, la dificultad de acceder a ellas y los posibles efectos secundarios negativos. ( 16 ) https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/using-face-masks-community-reducing-covid-19-transm ission ES Diario Oficial de la Unión Europea C 126/10 17.4.2020

19. 4 Source: Commission services. The number of actual positive cases equals the total number of confirmed cases minus recovered individuals and fatalities. More time is required to assess their full effect, taking into account the incubation period of the virus, duration of the disease and hospitalisations, the necessary reporting , differences in the intensity of testing and further spread that might happen while being in confinement, such as among members of the same family. As confinement measures have now been in place for weeks, the question naturally arises when and how they can be relaxed. It is widely understood among epidemiological experts that even with confinement measures the virus continues circulating and any level of gradual relaxation of the confinement will unavoidably lead to a corresponding increase in new cases. This will require constant and detailed monitoring as well as the readiness to adjust and reintroduce new measures if needed. It is also evident that societies will have to live with the virus until a vaccine or treatment is found. Clear and timely communication and transparency with citizens is essential in this respect. Constant dialogue with social partners will also be key. Evidently, the conditions and criteria under which containment measures can be lifted depend largely on data that are developing over time, notably on the level of transmission of the virus in the affected regions, the development and duration of immunity to the virus among the population, and how various age groups are affected by the disease. Reliable data will minimise the risk of decisions based on incorrect assumptions or https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/files/documents/covid- 19 -rapid-risk-assessment-coronavirus- disease- 2019 -eighth-update-8-april-2020.pdf

14. 8. Estas medidas deben supervisarse continuamente y debemos estar preparados para la reinstauración de medidas de confinamiento más estrictas cuando sea necesario en caso de aumento excesivo de las tasas de infecci ón incluida la evolución de los contagios internacionales. Las decisiones sobre si deben adoptarse medidas más estr ictas o el momento de hacerlo tienen que basarse en un plan formal que utilice criterios explícitos. La prepara ción debe implicar el refuerzo de los sistemas sanitarios para poder hacer frente a posibles oleadas futuras del virus. La Comisión encargará al ECDC que elabore un dictamen sobre un enfoque común de la UE para futuros confinamiento s, con vistas a un posible resurgimiento de la enfermedad, teniendo en cuenta las lecciones extraídas hasta la fec ha. 7. Conclusión Los dictámenes científicos, la coordinación y la solidaridad en la UE son los principios clave para que los Estados miembros puedan suprimir con éxito las actuales medidas de confinamiento. En este contexto, es preciso un enfoque cuidadosamente calibrado, coordinado y gradual. Es necesario que varias medidas de acompañamiento sean operativas antes de poder pasar a dicha fase. La Comisión ha facilitado (y se guirá facilitando) instrumentos a escala de la UE y directrices, tanto con respecto a la salud pública como a la respue sta económica. Será importante que los Estados miembros apoyen y utilicen los instrumentos disponibles a escala de la UE . La Comisión seguirá analizando la proporcionalidad de las medidas adoptadas por los Estados miembros para abordar la pandemia de la COVID-19 a medida que la situación evolucione e intervendrá para solicitar el levanta miento de las medidas consideradas desproporcionadas, especialmente cuando tengan un impacto en el mercado único. Con el fin de racionalizar los esfuerzos de coordinación, la Comisión estará dispuesta a seguir desa rrollando, cuando sea necesario o solicitado, orientaciones para garantizar un levantamiento gradual del confinamiento gen eral. Cuanto más se coordine esta transición a escala de la UE, más se evitarán los efectos indirectos más negativos ent re los Estados miembros y la aplicación de medidas en los distintos Estados miembros se reforzará mutuamente. Las orientacio nes de la UE tendrán en cuenta la evolución de la emergencia sanitaria y el impacto en el mercado único. Se basarán en lo s dictámenes del Comité de Seguridad Sanitaria y tendrán en cuenta los debates en el marco del dispositivo de coordinación d e la UE en caso de emergencias y crisis. La Comisión también seguirá en contacto con los Estados miembros para analizar las medidas e iniciat ivas que deben financiarse con cargo al Instrumento de Ayuda de Emergencia ( 17 ), ofreciéndoles la oportunidad de presentar solicitudes. De este modo, dicho instrumento aportará una ayuda financiera de la UE para gestionar la transición gradual desde la situación de crisis. La coordinación con éxito a la hora de levantar las medidas de confinamiento a nivel de la UE tambié n tendrá un impacto positivo en la recuperación de la UE. Es necesario planificar estratégicamente una recuperación que tenga en cuenta las necesidades de los ciudadanos, en la que la economía debe crecer y retornar a una senda de crecimien to sostenible, integrando la transición verde y digital y extrayendo todas las lecciones de la crisis actual para q ue la UE esté mejor preparada y pueda resistir mejor. ( 17 ) Reglamento (UE) 2016/369 (DO L 70 de 16.3.2016, p. 1). ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/11

30. 15 Successfully coordinating the lifting of containment measures at EU level will also positively impact the EU’s recovery. There is a need to strategically plan the recovery that is mindful of citizens’ needs , in which the economy needs to pick up pace and get back on a path of sustainable growth, integrating the twin green and digital transition and drawing all lessons from the current crisis for the EU’s preparedness and resilience .

9. caciones sobre síntomas inusuales). Estos datos, puestos en común y utilizados de forma anónima y ag regada respetando las normas de la UE en materia de protección de datos y privacidad, podrían contribuir a mejorar la calidad de la modelización y la predicción de la pandemia a escala de la UE. El Centro Común de Investigació n (CCI) y el ECDC pueden centralizar esta labor de recopilación de datos y de modelización. 2. Crear un marco para el rastreo de contactos y el envío de advertencias mediante la utilización de aplicaciones para dispositivos móviles que respeten la privacidad de los datos: las aplicaciones móviles que advierten a los ciudadanos del mayor riesgo que corren como consecuencia del contacto con una persona que ha dado positivo por COVI D-19 son especialmente pertinentes en la fase de levantamiento de las medidas de contención, momento en que a umenta el riesgo de infección al incrementarse el contacto entre las personas. Tal como han comprobado otros p aíses que han tenido que hacer frente a la pandemia de COVID-19, estas aplicaciones pueden contribuir a interrumpi r las cadenas de infección y reducir el riesgo de transmisión ulterior del virus. Por tanto, deben constituir un elem ento importante de las estrategias aplicadas por los Estados miembros y complementar otras medidas como el aumento de las c apacidades de pruebas. El uso de estas aplicaciones móviles debe ser voluntario y basarse en el consentimiento de los usuarios y en el pleno respeto de las normas europeas en materia de privacidad y protección de datos personales. Al u tilizar las aplicaciones de rastreo, los usuarios deben conservar el control de sus datos. Las autoridades sanit arias nacionales deben participar en el diseño del sistema. El rastreo de la proximidad entre dispositivos móviles so lo debe permitirse de forma anónima y agregada, sin proceder al seguimiento de los ciudadanos ni revelar a otros usuarios la identidad de las posibles personas infectadas. Las aplicaciones para dispositivos móviles de localización y envío de advertencias deben estar sujetas a requisitos de transparencia exigentes, desactivarse tan pronto como la crisis relaci onada con la COVID- 19 se haya superado y permitir la supresión de todos los datos que aún se encuentren disponibles. Te niendo en cuenta los efectos de red, la adopción generalizada de una aplicación paneuropea de referencia, o al menos la interoperabilidad y el intercambio de resultados entre las aplicaciones de este tipo, permitiría una advertencia más e ficaz a las personas afectadas y un seguimiento más eficiente de las políticas de salud pública. El 8 de abril de 2020 la Comisión adoptó una Recomendación ( 7 ) que establece un proceso con los Estados miembros para desarrollar un enfoque común europeo («caja de herramientas») para la utilización de medios digitales que permitan a los ciudadanos adopt ar medidas efectivas y específicas de distanciamiento social ( 8 ). Este enfoque común se complementará con orientaciones de la Comisión que especificarán los principios pertinentes en materia de privacidad y protección de datos. La confianz a en estas aplicaciones y el respeto de la intimidad y la protección de datos son fundamentales para su éxito y eficacia. 3. Ampliar la capacidad de realizar pruebas y armonizar las metodologías correspondientes: dado que no se dispone aún de una vacuna, la población debe estar lo más protegida posible de la infección. Por lo tanto, la di sponibilidad de pruebas a gran escala que puedan proporcionar resultados rápidos y fiables es clave para hacer frent e a la pandemia y, además, una condición previa para levantar las medidas de distanciamiento social en el futuro (tambi én es importante para dotar de eficacia a las aplicaciones de trazabilidad de los contactos, como se ha señalado ante riormente). Es necesario un planteamiento en tres frentes para mejorar los métodos de prueba en los Estados miem bros: a) El desarrollo y el importante incremento de la capacidad de diagnóstico sostenida en relación con la COVID-19, en los hospitales y a través de las estructuras de atención primaria y comunitaria y de las instalacion es de prueba descentralizadas, al que puedan acceder todos los grupos de riesgo y cuidadores de personas vulnerab les, así como las personas sintomáticas o que estén en estrecho contacto con casos confirmados. b) El establecimiento de sistemas de pruebas de diagnóstico adecuados, especificando qué pruebas o c ombinaciones de pruebas se realizarán y en qué fase tendrán lugar, y determinando prioridades a la hora de aplicarla s (por ejemplo, dando preferencia a los trabajadores sanitarios, las personas que se reincorporan a sus puestos de t rabajo, los ancianos que viven en residencias, etc.). Las pruebas que se realicen deben tener una calidad acepta ble y llevarse a cabo de modo que exista una aceptación mutua de los datos conexos dentro de los Estados miembros y e ntre estos últimos. La implantación de pruebas serológicas para evaluar la inmunidad adquirida de la población forma parte de una estrategia de este tipo. c) Podría considerarse la implantación de equipos de autodiagnóstico una vez hayan sido validados y se garantice su fiabilidad. La creación de un punto de referencia público que sirva de enlace y aporte instrucciones sobre su utilización y seguimiento permitirá la realización de pruebas individuales de personas que desarroll en síntomas relacionados con la COVID-19 evitando, al mismo tiempo, la contaminación de otras personas. Estas me didas reducirían la presión sobre los sistemas sanitarios. ( 7 ) Recomendación (UE) 2020/518 de la Comisión de 8 de abril de 2020 relativa a un conjunto de instrume ntos comunes de la Unión para la utilización de la tecnología y los datos a fin de combatir y superar la crisis de la COVID-1 9, en particular por lo que respecta a las aplicaciones móviles y a la utilización de datos de movilidad anonimizados [C(2020) 2296 final]. ( 8 ) La Comisión está al corriente de las soluciones desarrolladas por consorcios europeos, como el Prog rama Paneuropeo de Rastreo de Proximidad en el Respeto de la Privacidad (https://www.pepp-pt.org/). ES Diario Oficial de la Unión Europea C 126/6 17.4.2020

8. La UE y sus Estados miembros deben guiarse por tres principios básicos: 1. Las medidas que se adopten deben basarse en criterios científicos y dar prioridad a la salud públ ica: la decisión de poner fin a las medidas restrictivas es una decisión política de múltiples facetas que implica sopesar los beneficios para la salud pública y otras repercusiones sociales y económicas. Al mismo tiempo, las decisiones de los Estados miembros deben seguir teniendo como objetivo principal la protección de la salud pública a corto y largo plazo. Los Estados miembros deben tener en cuenta en la mayor medida posible las pruebas científicas existentes a la hora de ado ptar sus decisiones y deben estar dispuestos a revisar sus planteamientos a medida que vayan surgiendo otras nuevas. 2. Las medidas que se adopten debe ser objeto de coordinación entre los Estados miembros: la falta d e coordinación en el levantamiento de las medidas restrictivas podría tener efectos negativos para todos los Estados miem bros y crear fricciones políticas. Si bien no existe un enfoque único adaptado a todos los países, antes de proce der al anuncio del levantamiento de las medidas, los Estados miembros deben, como mínimo, comunicárselo recíprocamente y a la Comisión de manera oportuna a través del Comité de Seguridad Sanitaria y tener en cuenta sus puntos de vista. La comunicación y el debate deben tener lugar en el contexto del Dispositivo de Respuesta Integrada a l as Crisis. 3. El respeto y la solidaridad entre los Estados miembros siguen siendo un aspecto esencial: un fact or clave del éxito en esta fase es aprovechar los puntos fuertes de los demás. No todos los sistemas de salud están sometidos a la misma presión, los profesionales pueden compartir con los Estados miembros sus dilatados conocimientos y la asisten cia mutua en tiempos de crisis es fundamental. Aunque en los inicios de la pandemia la coordinación y la solidari dad entre los Estados miembros quedaron en entredicho, en las últimas semanas se han observado crecientes ejemplos de solidaridad en toda la UE, como el tratamiento en otros Estados miembros de pacientes que requieren cuidados int ensivos, el envío de médicos y enfermeros, así como el suministro a otros países de trajes y mascarillas de protección , y de respiradores. Hasta este momento, diecisiete Estados miembros han organizado vuelos, muchos de los cuales han sido facilitados y financiados por el Mecanismo de Protección Civil de la UE, a fin de repatriar a ciudadanos europeos de todas las nacionalidades que se habían quedado inmovilizados en extranjero. Los médicos están compartiendo, a través de una plataforma específica en línea de la UE, su experiencia en el tratamiento de los pacientes afectados por la COVID-19. Este es el enfoque adecuado y debe mantenerse. ( 5 ) Dará lugar a nuevas medidas de solidaridad a escala de la UE para apoyar a algunos Estados miembros y regiones que lo necesitan a fin de superar la pandemia, o que se verán aún más afectados que otros por la crisis económica posterior. ( 6 ) 5. Medidas de acompañamiento Gestionar con éxito la supresión gradual de las medidas de confinamiento actuales requiere una combi nación de medidas de acompañamiento que sean pertinentes para todos los Estados miembros. La UE está adoptando medidas pa ra apoyarlos a este respecto. 1. Recopilar datos y desarrollar un sistema sólido de comunicación: la recopilación y el intercambio armonizados a escala nacional y regional por parte de las autoridades sanitarias de datos sobre la propagación del virus, las características de las personas infectadas y recuperadas y sus posibles contactos directos son esenciales para gestiona r mejor el levantamiento de las medidas. Al mismo tiempo, teniendo en cuenta que existen cada vez más pruebas d e que un gran número de personas pueden ser portadoras asintomáticas de la COVID-19 o presentar únicamente síntoma s leves, los datos sobre casos notificados a las autoridades sanitarias podrían representar solamente la punta de l iceberg. Dado que subsisten importantes incógnitas, se están utilizando modelos matemáticos para comprender la propaga ción de la COVID-19, y para predecir y evaluar el impacto potencial de las diversas medidas de contención estab lecidas por los Estados miembros. Los operadores de redes sociales y de redes móviles pueden ofrecer una gran cantid ad de datos sobre movilidad, interacciones sociales, así como informes voluntarios sobre casos leves (por ejempl o, mediante una vigilancia participativa) o señales tempranas indirectas de propagación de la enfermedad (por ejempl o, búsquedas/publi­ ( 5 ) En este contexto, el 3 de abril, la Comisión adoptó Directrices sobre la ayuda de emergencia de la UE en la cooperación transfronteriza en materia de asistencia sanitaria relacionada con la crisis de la COVID-19 [C(2020) 2153 final]. Es tas orientaciones tienen por objeto facilitar la cooperación de los Estados miembros a la hora de ayudar a los pacientes que necesitan a sistencia crítica, ofreciendo capacidad hospitalaria disponible (así como profesionales sanitarios) para aliviar la sobrecarga de las instalaciones de salud de los Estados miembros que lo necesitan y cuando no se pone en peligro el funcionamiento de sus propios si stemas de salud. ( 6 ) Por ejemplo, el régimen europeo de reaseguro de desempleo, propuesto por la Comisión el 2 de abril [COM (2020) 139 final], apoyará a las personas que trabajan y protegerá a aquellas que hayan perdido su empleo durante esta crisis, reduciendo al mismo tiempo la presión sobre las finanzas públicas nacionales en las circunstancias actuales. ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/5

5. Estas medidas restrictivas eran necesarias para retrasar la propagación del virus y ya han salvado d ecenas de miles de vidas ( 2 ), pero acarrean un elevado coste social y económico. Suponen una presión sobre la salud mental y ob ligan a los ciudadanos a cambiar radicalmente su vida cotidiana. Han provocado enormes perturbaciones de la econ omía y han afectado gravemente al funcionamiento del mercado único, en el sentido de que sectores enteros han c esado la actividad, la conectividad se encuentra limitada de forma significativa y las cadenas de suministro internacionale s y la libre circulación de las personas se han visto gravemente perturbadas. Esto ha dado lugar a la necesidad de intervenci ón pública con objeto de contrarrestar los efectos socioeconómicos, tanto a nivel de la UE como de los Estados miembros ( 3 ). A pesar de las medidas adoptadas, los efectos económicos y sociales serán graves, como lo demuestran claramente la confianza del mercado y los máximos históricos registrados en la inscripción en los regímenes temporales de desemp leo. Si bien la vuelta a la normalidad requerirá tiempo, también es evidente que las medidas extraordinar ias de confinamiento no pueden mantenerse indefinidamente. Es necesario realizar una evaluación continua de su proporcionali dad a medida que evoluciona nuestro conocimiento del virus y de la enfermedad. Es indispensable planificar la fase en la que los Estados miembros podrán reanudar las actividades económicas y sociales de modo que se minimice cualquier rep ercusión sobre la salud de las personas y no se sobrecarguen los sistemas sanitarios. Esto requerirá un planteamiento bien coordinado en la UE y entre todos los Estados miembros. La presente hoja de ruta establece dicho planteamiento. Se ha elaborado a partir de los conocimiento s y el asesoramiento facilitados por el Centro Europeo para la Prevención y el Control y el Grupo Consultivo de la Comisi ón sobre la COVID- 19, y tiene en cuenta la experiencia y las perspectivas de una serie de Estados miembros, así como l as orientaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La hoja de ruta establece recomendaciones para los Estados m iembros, con el objetivo de preservar la salud pública al tiempo que se suprimen gradualmente las medidas de contenc ión para reanudar la vida comunitaria y volver a poner en marcha la economía. No supone una señal de que puedan levantars e inmediatamente las medidas de contención, sino que busca informar las actuaciones de los Estados miembros y proporc ionar un marco que ( 2 ) Servicios de la Comisión; Seth Flaxman, Swapnil Mishra, Axel Gandy et al. . «Estimating the number of infections and the impact of non-pharmaceutical interventions on COVID-19 in 11 European countries» (Estimación del número de con tagios y el efecto de las intervenciones no farmacológicas en la COVID-19 en once países europeos), Imperial College London (2 020). ( 3 ) Más allá de las medidas adoptadas a nivel nacional, la Comisión ha puesto en marcha rápidamente med idas para facilitar el gasto público nacional, por ejemplo, mediante un marco temporal para las medidas de ayuda estatal. La acti vación de la cláusula general de salvaguardia del marco presupuestario de la UE también permitirá estímulos discrecionales a nivel na cional. A escala de la UE, la Comisión ha facilitado ayuda económica y financiera con cargo al presupuesto de la UE y el Banco Cen tral Europeo ha proporcionado apoyo en materia de política monetaria. Para una visión general de la respuesta económica coordinada al brote de COVID-19, véanse también las Comunicaciones de la Comisión COM(2020) 112 final, de 13 de marzo de 2020, y COM(2020) 1 43 final, de 2 de abril de 2020. ES Diario Oficial de la Unión Europea C 126/2 17.4.2020

6. garantice la coordinación transfronteriza y a escala de la UE, sin por ello dejar de reconocer la es pecificidad de cada Estado miembro. La situación epidemiológica específica, la organización territorial, la configuración de lo s servicios sanitarios, la distribución de la población o las dinámicas económicas son algunos de los factores que pueden influ ir en las decisiones de los Estados miembros a la hora de determinar dónde, cuándo y cómo se ha de llevar a cabo el levan tamiento de las medidas. También será necesario prestar atención a la situación de los países vecinos de la UE. 2. Calendario Las medidas restrictivas introducidas por los Estados miembros eran necesarias para retrasar la prop agación de la epidemia y aliviar la presión sobre los sistemas sanitarios («aplanar la curva»). Dichas medidas se han basad o en la información disponible en relación con las características de la epidemiología de la enfermedad y han seguido un criterio de precaución. Han permitido ganar un tiempo valiosísimo para preparar los sistemas sanitarios de los Estados miemb ros, adquirir productos esenciales —tales como equipos de protección individual y material de laboratorio, así com o respiradores—, incluso a nivel de la UE, e iniciar la labor de desarrollo de vacunas y posibles tratamientos. La opinión científica predominante indica que estas medidas son esenciales y, en efecto, los datos d isponibles muestran que una combinación de medidas estrictas de contención permite reducir la velocidad de transmisión y la tasa de mortalidad ( 4 ). Fuente: Servicios de la Comisión. El número de casos positivos efectivos equivale al número total de casos confirmados menos las personas recuperadas y los fallecimientos. Se necesita más tiempo para evaluar plenamente sus efectos, teniendo en cuenta el período de incubac ión del virus, la duración de la enfermedad y de las hospitalizaciones, la comunicación de datos necesaria, las difere ncias en la intensidad de las pruebas diagnósticas y la propagación que podría producirse durante el confinamiento, por eje mplo entre los miembros de la misma unidad familiar. Dado que las medidas de confinamiento han estado en vigor durante semanas, es natural que surja la c uestión de cuándo y cómo se pueden relajar. ( 4 ) Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), « Coronavirus disease 2019 (COVID-19) in the EU/EEA and the UK – eighth update » [Enfermedad del coronavirus de 2019 (COVID-19) en la UE/EEE y el Reino Unido - octava actualización], 8 de abril de 2020, https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/files/documents/covid-1 9-rapid-risk-assessment- coronavirus-disease-2019-eighth-update-8-april-2020.pdf ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/3

4. II (Comunicaciones) COMUNICACIONES PROCEDENTES DE LAS INSTITUCIONES, ÓRGANOS Y ORGANISMOS DE LA UNIÓN EUROPEA COMISIÓN EUROPEA Hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención de la COVID-19 (2020/C 126/01) En su reunión de 26 de marzo de 2020 ( 1 ), los miembros del Consejo Europeo se comprometieron a hacer todo lo necesario para proteger a los ciudadanos de la UE y superar la crisis, preservando al mismo tiempo l os valores y el modo de vida europeos. Más allá de la urgencia de combatir la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias in mediatas, los miembros del Consejo Europeo han instado a preparar las medidas necesarias para que las sociedades y economías europeas recuperen un funcionamiento normal y un crecimiento sostenible, integrando, entre otras cos as, la transición verde y la transformación digital, y extrayendo todas las lecciones de la crisis. La presente Comunicación, presentada por la presidenta de la Comisión Europea y el presidente del Co nsejo Europeo, responde al llamamiento de los miembros del Consejo Europeo para acordar una estrategia de salida qu e esté coordinada con los Estados miembros y que prepare el terreno para un plan de recuperación global y una inversió n sin precedentes. 1. Introducción La rápida evolución de la situación de la pandemia de COVID-19 y las notables incógnitas que traen c onsigo un nuevo virus y la enfermedad que este provoca han dado lugar a retos inéditos para los sistemas sanitarios, así c omo a terribles repercusiones socioeconómicas en Europa y en todo el mundo. La crisis se ha cobrado ya miles de vida s y continúa sometiendo a los sistemas sanitarios a una enorme presión. Se han tomado medidas extraordinarias y s in precedentes, tanto en el ámbito económico como social. Todos los Estados miembros han prohibido las concentraciones públicas, han cerrado las escuelas (ya sea en su totalidad o en parte) y han introducido restricciones en las fronteras o a los desplazamientos. Más de la mitad de los Estados miembros de la UE han declarado un estado de emergencia. ( 1 ) https://www.consilium.europa.eu/media/43076/26-vc-euco-statement-en.pdf ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/1

2. Nº 10 6. 20 Madrid, 18 de abril de 20 20 HOJA RUTA EUROPEA PARA LEVANTAMIENTO PROGRESIVO Y COORDINADO DEL CONFINAMIENTO Dado el carácter internacional de gran parte de los clientes y de las rutas que los vehículos de nuestras empresas realizan, creemos que es muy importante cualquier medida que vaya encaminada a la coordinación entre los Estados miembro de la Unión Europea, particularmente a la vista de lo que ha sucedido a raíz del brote y expansión de la epidemia COVID19 y que hemos sufrido (y seguimos sufriendo) en nuestro propio sector con multitud de variaciones en los controles fronterizos, en los recorridos internos, en la documentación a aportar o en la propia regulación de los tiempos de conducción y descanso, etc. Por ello, creemos interesante para usted que conozca cómo recomienda la UE que se coordine a nivel europeo la “salida” hacia el desconfinamiento y la reactivación económica. Deseamos que tenga el éxito que hasta ahora no ha encontrado. Aquí le hacemos llegar en archivo adjunto la hoja de ruta que la Comisión Europea adoptó el pasado 15 de abril, precisamente para el levantamiento coordinado de las medidas de confinamiento entre los 27 Estados miembros, también puede encontrar su publicación en español que se produjo en el día de ayer; en dichos textos se propone el seguimiento de una serie de recomendaciones sobre la base de tres principios: 1. Las decisiones para relajar la restricción de movimientos han de estar basadas en criterios científicos, con la protección de la salud como objetivo primordial. 2. Los Estados miembros deben coordinarse y sería conveniente que notificaran a la CE un único punto de contacto para conformar una red europea.

10. La armonización de las metodologías de prueba es un componente fundamental de este enfoque y requier e el intercambio de experiencias para lograr resultados comparables en toda la UE y en las regiones de lo s Estados miembros. La Comisión aporta orientaciones sobre las diferentes pruebas para el diagnóstico de la CO VID-19 y sus resultados, basándose en las consultas con el ECDC, que ha abordado la cuestión en la evaluación de riesgos que actualiza periódicamente. Se seguirá trabajando a fin de armonizar los diferentes enfoques en lo que respecta a los resultados de las pruebas a escala de la UE. La Comisión facilitará la compilación de todos los estu dios científicos pertinentes y actuará como punto de contacto único para poner a disposición de los Estados miembros y los investigadores los datos y resultados obtenidos. En cooperación con los Estados miembros y en consul ta con el ECDC, establecerá una red de laboratorios de referencia en relación con la COVID-19 en toda la Unión, junt o con una plataforma de apoyo. 4. Aumentar la capacidad y la resiliencia de los sistemas de salud: el levantamiento gradual de dete rminadas medidas de confinamiento provocará inevitablemente nuevas infecciones. Así pues, es esencial que los sistemas s anitarios y, en particular, los hospitales, puedan atender a los nuevos pacientes con COVID-19. Una capacidad hospit alaria suficiente y una atención primaria sólida, la protección de la capacidad de financiación de los sistemas de salud , un personal sanitario adecuadamente formado y en buenas condiciones de salud y el acceso garantizado a la asiste ncia sanitaria serán decisivos para lograr la resiliencia de los sistemas sanitarios en el período de transición. L a Comisión ha movilizado instrumentos presupuestarios de la UE para proporcionar recursos adicionales —también de personal— de apoyo a los sistemas de salud en la lucha contra la crisis de la COVID-19 y, de este modo, contribui r a salvar vidas ( 9 ). 5. Seguir aumentando la capacidad en materia de equipos de protección médica e individual: la crisis relacionada con la COVID-19 ha provocado un aumento masivo de la demanda de equipos médicos y de protección individual, como respiradores, kits de pruebas y mascarillas. Ahora bien, no ha habido en todos los casos una oferta suficiente para responder a esta demanda. Así pues, las primeras semanas de la crisis se han caracterizado por una c ompetencia entre las contrataciones conjuntas a escala nacional, regional y europea, por perturbaciones en las cadena s de suministro, incluidas las restricciones a la exportación, y por la falta de información sobre las necesidades de los distintos Estados miembros. Los productos esenciales no llegan a su destino o lo hacen con un retraso significativo. L a competencia entre los Estados miembros y los socios internacionales ha dado lugar a un notable aumento de los pr ecios. Todo ello ha puesto de relieve la importancia de la coordinación a fin de garantizar suministros adecuados en toda la UE. La Comisión actúa en consecuencia junto con los Estados miembros ( 10 ). La utilización más eficaz de los equipos de protección individual disponibles debe basarse en unos conocimientos que se encuentran en constante evolución, así como en el asesoramiento ( 11 ). Los equipos médicos, como los respiradores, suelen ser evaluados y certificados a nivel nacional por un organismo notificado a través de evaluaciones de conformidad o de una autocertificación. Este proceso puede du rar varios meses. La Comisión pide a los organismos notificados que den prioridad a los equipos médicos esenciales en la lucha contra la COVID-19, sobre la base de una lista que se acordará con los Estados miembros. ( 9 ) En este contexto, la Comisión ha movilizado el Instrumento para la Prestación de Asistencia Urgente . Se trata de un instrumento de la UE cuyo objetivo general es combatir las crisis y que está basado en el principio de solidaridad, lo que permite un apoyo rápido, flexible y directo sin precedentes. Además, la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus ( IIRC) propone ayuda financiera a los Estados miembros para que adopten medidas destinadas a aliviar la presión sobre sus sistemas sanitar ios y a reforzar su resiliencia a fin de fomentar las capacidades de respuesta de los sistemas sanitarios frente a la crisis. ( 10 ) La Comisión está trabajando con los Estados miembros para eliminar las prohibiciones o restriccione s a la exportación dentro de la UE, en consonancia con la conclusión del Consejo Europeo de que la adopción de la decisión sobre la autorización de las exportaciones de equipos de protección individual debe conducir a la supresión total y efectiva de t odas las formas de prohibición o restricción interna. Ha establecido un Centro de Coordinación de Equipos Médicos que facilita la loc alización de los suministros disponibles, como los kits de pruebas, y su reparto para atender la demanda de los Estados miembros. Esto implica también la colaboración con la industria para que los fabricantes actuales aumenten la producción, así como la facilitación de las importaciones y la activación de medios alternativos para producir equipos. La Comisión creará un sistema de comun icación que permita a los Estados miembros especificar sus necesidades en materia de equipo médico, incluida una indicación ge ográfica de las mismas. La Comisión apoya a los nuevos participantes en el mercado de equipos de protección con documentos de o rientación específicos. La información sobre la disponibilidad y la capacidad de los organismos de evaluación de la conformidad se compartirá con los operadores del mercado. Por otro lado, la Comisión está centralizando las existencias de emergencia relacionadas con los equipos médicos a través de rescEU. Junto con los Estados miembros, la Comisión también ha intensificado sus esfuerzos mediante la puesta en marcha de acciones conjuntas de contratación pública de diversos suministros médicos, incluidos l os kits de pruebas. El 1 de abril de 2020, publicó asimismo las Orientaciones de la Comisión Europea sobre el uso del marco de contrat ación pública en la situación de emergencia relacionada con la crisis de la COVID-19 para la adquisición de suministros, servicios y obras necesarias para hacer frente a la crisis [C(2020) 2078]. Además, el 8 de abril de 2020, adoptó un Marco temporal para eval uar cuestiones de defensa de la competencia relacionadas con la cooperación empresarial en respuesta a las situaciones de urgencia o casionadas por el actual brote de COVID-19, con el fin de garantizar el suministro y la distribución adecuada de productos y servic ios esenciales escasos durante el brote del COVID19 [C(2020) 3200]. Ese mismo día, adoptó Directrices para el suministro óptimo y raci onal de medicamentos a fin de evitar la escasez durante el brote de COVID-19 [C(2020) 2272 final]. ( 11 ) En este contexto, el ECDC adoptó el 8 de abril de 2020 un Dictamen sobre la reducción de la transmi sión de COVID-19 por personas que pueden ser asintomáticas o presintomáticas mediante el uso de mascarillas: https://www.ecdc.euro pa.eu/en/publications- data/using-face-masks-community-reducing-covid-19-transmission ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/7

25. 10 essential medical equipment in the fight against COVID-19, based on a list to be agreed with Member States. With regard to assessment of safety and performance of medical devices and personal protective equipment, national authorities should share best practices and seek a consensus on common approaches with the assistance of notified bodies as appropriate. Member States should set up a single contact point for all questions related to personal protective equipment and medical devices to link testing bodies and relevant market surveillance authorities. Ensuring sufficient supplies of equipment and medicines for enabling the lifting of confinement measures may require a higher than normally allowed degree of cooperation between firms, including competitors, in some ecosystems. The Commission is and will be providing, as necessary, antitrust guidance and comfort for cooperation between firms in ecosystems to overcome shortages on goods and services required to enable the gradual de-escalation from containment measures. The Commission and the National Competition Authorities will, via the European Competition Network (ECN), also ensure a coherent application of this guidance in their respective enforcement actions. 6. The development of a safe and effective vaccine is crucial to help put an end to the COVID-19 pandemic. Its development and fast track introduction are therefore essential. The Commission is mobilising additional funding to foster research towards a vaccine. Based on the information currently available and past experience with vaccine development timeframes, the European Medicines Agency (EMA) estimates that it might take a year before a vaccine against COVID-19 is ready for approval and available in sufficient quantities to enable widespread and safe use. The Commission, in cooperation with the EMA, is streamlining the needed regulatory steps, from clinical trials to marketing authorisations, to ensure an acceleration in the process while ensuring safety. It will steer the research community and industry to join forces in large clinical trials and explore how to support the scaling up of the production of vaccines in the medium term. Joint procurement and equal access to vaccines, once available, will be guiding the Commission’s action. At international level cooperation will be fostered, notably to promote access to the vaccine. 7. At the same time, the development of safe and effective treatments and medicines , including notably by repurposing existing medicines currently authorised for other diseases or conditions, could limit the health impact of the virus on the population in the months to come and allow the economy and society to recover sooner. The EU is financing access to supercomputing and artificial intelligence know-how to accelerate the identification of potential active molecules among existing drugs and compounds. Clinical trials for these treatments have started and like for vaccines, the Commission and EMA are preparing for an acceleration of the regulatory steps from clinical trial to market authorisation. Preference needs to be given to setting up large, as much as possible European, clinical trials as these are necessary to generate the robust data required. Joint procurement for large scale purchases of the potential COVID-19 therapies is at an advanced stage of preparation.

12. b) Las personas diagnosticadas o las que presentan síntomas leves deben permanecer en cuarentena y s er tratadas adecuadamente: esto contribuirá a romper las cadenas de transmisión y a limitar la propagación de la enfermedad. La Comisión encargará al ECDC que actualice periódicamente sus orientaciones sobre los criterios par a poner fin a la cuarentena ( 12 ). c) Las medidas de prohibición general vigentes deben sustituirse por medidas que ofrezcan seguridad: esto permitirá centrarse en las fuentes de riesgo, al mismo tiempo que facilitará el retorno gradual de las activid ades económicas necesarias (por ejemplo, una limpieza y desinfección intensificadas y la desinfección periódica de l os nodos de transporte y los vehículos, las tiendas y los lugares de trabajo, en lugar de la prohibición total d e determinados servicios, y la adopción de medidas o el suministro de equipos adecuados para proteger a los trabaja dores y clientes). d) Los estados de emergencia generales que otorgan competencias excepcionales al Gobierno deben ser sustituidos por intervenciones más específicas de los Gobiernos, con arreglo a sus disposiciones constitucionales. D e este modo se garantizará la responsabilidad democrática y la transparencia de las medidas adoptadas y su amplia a ceptación pública, así como el respeto de los derechos fundamentales y el Estado de Derecho. 3. El levantamiento de las medidas debe comenzar con las que tienen un impacto local y ampliarse gra dualmente a medidas de alcance geográfico más amplio, teniendo en cuenta las especificidades nacionales. Esto pe rmitiría tomar medidas más eficaces, adaptadas a las condiciones locales cuando proceda, y volver a imponer restric ciones en caso necesario, si se produce un número alto de nuevos casos (por ejemplo, la introducción de un cordón s anitario). Este enfoque permitiría relajar en primer lugar las medidas que afectan más directamente a la vida de las personas. Por último, esto permitiría a los Estados miembros tener más en cuenta las diferencias regionales en la propagación de la COVID-19 en sus territorios. 4. Es necesario un enfoque gradual para la reapertura de nuestras fronteras interiores y exteriores que finalmente desemboque en el funcionamiento normal del espacio Schengen. a) Los controles en las fronteras interiores deben levantarse de forma coordinada: la Comisión ha tr abajado continuamente con los Estados miembros para limitar el impacto del restablecimiento de los controles en las fronteras interiores en el funcionamiento del mercado interior y en la libre circulación ( 13 ). También está haciendo todo lo posible para minimizar el impacto de la situación actual en el sector del transporte, inclui dos los operadores y los pasajeros ( 14 ). Las restricciones a los viajes y los controles fronterizos que se aplican actualmente deben suprimirse una vez que la situación epidemiológica de las regiones fronterizas converja suficienteme nte y las normas de alejamiento social se apliquen generalizada y responsablemente. La reapertura gradual de l as fronteras debería dar prioridad a los trabajadores transfronterizos y temporeros y evitar cualquier discrimina ción contra los trabajadores móviles de la UE. Los Estados miembros vecinos deben mantenerse en contacto permanente para facilitar esto en estrecha coordinación con la Comisión. En la fase de transición, deben renovarse l os esfuerzos para mantener un flujo de mercancías sin obstáculos y garantizar las cadenas de suministro. En primer lug ar, deben reducirse las restricciones a los viajes entre zonas en las que se haya registrado una circulación d el virus comparativamente baja. En cooperación con los Estados miembros, el ECDC mantendrá una lista de dicha s zonas. La Comisión también presentará orientaciones más detalladas sobre cómo restablecer progresivamente l os servicios de transporte, la conectividad y la libre circulación en cuanto la situación sanitaria lo permita, t ambién con vistas a planificar los viajes ligados a las vacaciones de verano. b) En una segunda fase, la reapertura de las fronteras exteriores y el acceso a la UE de residentes en terceros países deben tener en cuenta la propagación del virus fuera de la UE y los peligros de reintroducción. La salvagu ardia de las medidas de alejamiento social adoptadas por los Estados miembros de la UE y los países asociados a S chengen exige una revisión continua de la necesidad de restringir los desplazamientos no esenciales a la UE ( 15 ). ( 12 ) ECDC, «Guidance for discharge and ending isolation in the context of widespread community transmiss ion of COVID-19» (Orientaciones para las altas médicas y el fin del aislamiento en el contexto de una transmisión com unitaria generalizada de la COVID-19) - primera actualización, 8 de abril de 2020, https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/file s/documents/covid-19-guidance- discharge-and-ending-isolation-first%20update.pdf ( 13 ) La Comisión ha publicado directrices relativas al ejercicio de la libre circulación de los trabajad ores en el contexto de la pandemia de la COVID-19 [C(2020) 2051 final]. ( 14 ) La Comisión ya ha propuesto más flexibilidad en la aplicación de las normas existentes sobre el uso de las franjas horarias por las compañías aéreas [Reglamento (UE) 2020/459 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de marzo de 2 020, por el que se modifica el Reglamento (CEE) n. o 95/93 del Consejo relativo a normas comunes para la asignación de franjas horarias en los aeropuertos comunitarios] y ha adoptado directrices sobre los corredores verdes [C(2020) 1897 final] y las operaciones de carga para facilitar el libre de mercancías en la UE [C(2020) 2010 final]. La Comisión también ha adoptado dire ctrices sobre los derechos de los pasajeros [C(2020) 1830 final] y sobre la gente de mar, pasajeros y otras personas a bordo de buques [C(2020) 3100 final]. ( 15 ) La Comisión adoptó el 30 de marzo unas directrices sobre la aplicación de la restricción temporal d e los viajes no esenciales a la UE [C(2020) 2050 final]. El 8 de abril, adoptó una Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, a l Consejo Europeo y al Consejo sobre la evaluación de la aplicación de la restricción temporal de los viajes no esenciales a la UE [COM(2020) 148]. ES Diario Oficial de la Unión Europea 17.4.2020 C 126/9

29. 14 public. The use of facemasks in the community should nevertheless only be considered as a complementary measure and not as a replacement for established preventive measures, such as physical distancing, respiratory etiquette, meticulous hand hygiene and avoiding touching the face, nose, eyes and mouth. The use of medical facemasks by healthcare workers must always be given priority over the use in the community. Recommendations on the use of facemasks in the community should carefully take into account evidence gaps, the supply situation, and potential negative side effects. 9. Action should be continuously monitored and preparedness developed for returning to stricter containment measures as necessary, in case of an excessive rise in infection rates, including the evolution of the spread internationally. Decisions whether or when to reinstate stricter measures should be based on a formal plan, using explicit criteria. Preparedness should entail the reinforcement of health care systems to be able to cope with possible future surges of the virus. The Commission will task the ECDC with developing advice on a common EU approach for future lockdowns, in view of a possible resurgence of the disease, taking account of lessons learnt so far. 6. C ONCLUSION Scientific advice, coordination and solidarity in the EU are the key principles for Member States to successful ly lift the current confinement measures. In this context, a carefully calibrated, coordinated and gradual approach is needed. Several accompanying measures need to be operational to move to such a phase. The Commission has been and will be providing EU level tools as well as guidelines, both for the public health and the economic response. It will be important that Member States support and use the instruments available at the EU level. The Commission will continue to analyse the proportionality of measures taken by Member States to deal with the COVID-19 pandemic as the situation evolves and will intervene to request the lifting of measures considered disproportionate, especially when they have an impact on the Single Market. In order to streamline coordination efforts, the Commission will be ready to develop further guidance, when necessary or requested, in order to ensure a gradual transition from general confinement. The more such transition is coordinated at EU level, the more negative spill-overs between Member States will be avoided and the implementation of measures across different Member States will be mutually reinforcing. EU guidance will take into account the evolution of the health emergency and the impact on the Single Market. It will be informed by the Health Security Committee and take account of discussions in the Integrated Political Crisis Response . The Commission will also be interacting with Member States to discuss measures and initiatives to be financed under the Emergency Support Instrument 17 , providing an opportunity for Member States to bring forward requests. In this way, the Emergency Su pport Instrument will provide an EU financial back up to manage the gradual transition from the crisis. 17 Regulation (EU) 2016/369, OJ L 70 of 16.3.2016, p. 1.

17. 2 1. I NTRODUCTION The fast evolving nature of the COVID-19 pandemic and the significant unknowns coming with a new virus and the disease it causes have led to unprecedented challenges for health care systems as well as to dramatic socio-economic impacts in Europe and the whole world. The crisis has already claimed thousands of lives and continues to put health care systems under enormous strain. Extraordinary and unprecedented measures – both economic and social – have been taken. All Member States have prohibited public gatherings, closed (totally or partially) schools and introduced border/travel restrictions. More than half of the EU’s Member States ha ve proclaimed a state of emergency. These restrictive measures have been necessary to slow down the spread of the virus and have already saved tens of thousands of lives. 2 But they come at a high social and economic cost. They put a strain on mental health and force citizens to radically change their day- to -day lives. They have created huge shocks to the economy and seriously impacted the functioning of the Single Market, in that whole sectors are closed down, connectivity is significantly limited and international supply chains and people’s freedom of movement have been severely disrupted. This has triggered the need for public intervention to counterbalance the soc io -economic impact, both at EU and Member State 2 Commission services; Seth Flaxman, Swapnil Mishra, Axel Gandy et al. Estim ating the number of infections and the impact of non-pharmaceutical interventions on COVID- 19 in 11 European countries. Imperial College London (2020).

16. 1 Joint European Roadmap towards lifting COVID-19 containment measures At their meeting on 26 March 2020 1 , the Members of the European Council committed to do everything that is necessary to protect the EU’s citizens and overcome the crisis while preserving the European values and way of life. Beyond the urgency of fighting the COVID-19 pandemic and its immediate consequences, the Members of the European Council called for preparing the measures necessary to get Europe’s societies and economies back to a normal functioning and to sustainable growth, integrating inter alia the green transition and the digital transformation, and drawing all lessons from the crisis. The joint European Roadmap towards lifting COVID-19 containment measures , presented by the President of the European Commission and the President of the European Council , responds to the European Council Members’ call for an exit strategy that is coordinated with Member States and that will prepare the ground for a comprehensive recovery plan and unprecedented investment. Ursula von der Leyen Charles Michel 1 https://www.consilium.europa.eu/media/43076/26- vc -euco-statement-en.pdf

20. 5 incomplete information, due, for example, to delays in reporting or lack of testing of infected people with no or mild symptoms. The recommendations in this Roadmap are based on the scientific knowledge available to date. They should be revised as further evidence appears, national data become more comparable and measuring methods more harmonised. 3. CRITERIA Three sets of criteria are relevant to assess whether the time has come to begin to relax the confinement: 1. Epidemiological criteria showing that the spread of the disease has significantly decreased and stabilised for a sustained period of time. This can, for example, be indicated by a sustained reduction in the number of new infections, hospitalisations and patients in intensive care. 2. Sufficient health system capacity , in terms of, for instance, occupancy rate for Intensive Care Units, adequate number of hospital beds, access to pharmaceutical products required in intensive care units, the reconstitution of stocks of equipment, access to care in particular for vulnerable groups, the availability of primary care structures as well as sufficient staff with appropriate skills to care for patients discharged from hospitals or maintained at home and to engage in measures to lift confinement (testing for example). This criterion is essential as it indicates that the different national health care systems can cope with future increases in cases after lifting of the measures. At the same time, hospitals are increasingly likely to face a backlog of elective interventions that had been temporarily postponed during the pandemic’s peak so Member States’ health system s should have recovered sufficient capacity in general, and not only related to the management of COVID-19. 3. Appropriate monitoring capacity, including large-scale testing capacity to detect and monitor the spread of the virus combined with contact tracing and possibilities to isolate people in case of reappearance and further spread of infections. Antibody detection capacities, when confirmed specifically for COVID-19, will provide complementary data on the share of the population that has successfully overcome the disease and eventually measure the acquired immunity. It is up to the Member States, depending on their own structures, to decide at what level compliance with the criteria above should be assessed. 4. P RINCIPLES De -escalating from the COVID-19-imposed measures in a coordinated manner is a matter of common European interest. All Member States are affected, albeit to different degrees. The spread of the virus cannot be contained within borders and actions taken in isolation are bound to be less effective. The containment measures, and their gradual relaxation, affect not only public health but also highly integrated value chains, as well as national and cross-border transport systems necessary to enable the free movement of people, goods and services. The integrated nature of the Single Market should therefore be kept in mind when lifting these measures. While the timing and specific modalities will differ between Member States, it is essential that there is a common framework.

3. 3. Los Estados miembros deben mostrar respeto y solidaridad entre ellos, dado que el impacto de la crisis sanitaria no está siendo homogéneo. Por lo que se refiere a los controles en las fronteras interiores de la UE , la CE recomienda que deberían suprimirse una vez que la situación epidemiológica de las regiones fronterizas converja suficientemente. A la vista de la evolución de las curvas de expansión del contagio -que pueden verse en el documento- esta “convergencia” puede tardar mucho más de lo esperado en buena parte de los casos. Del mismo modo, la reactivación económica ha de ser gradual y escalonada de manera que no haya una incorporación simultánea a los centros de trabajo . Véase el apartado 6, Recomendaciones, en particular los puntos 4 (espacio Schengen), 5 (el transporte como grupo esencial para desarrollar la actividad económica) y 6 (restablecimiento gradual de los servicios de transporte). La CE concluye que, de la efectividad de esta coordinación en la fase de salida dependerá, en buena parte, el éxito la recuperación, en cuyo plan también está trabajando. Está previsto que presente una adaptación de las propuestas relativas al Marco Financiero Plurianual europeo 2021-2027, así como una revisión del programa de trabajo para 2020, el próximo 29 de abril. Unas cuestiones en las que igualmente estamos trabajando a través de CEOE/Cepyme, en el marco de BusinessEurope, con el fin de que la contribución empresarial sea lo más coordinada posible en un marco multisectorial que es tan importante para nosotros ya que damos servicio de forma transversal tano a la industria, como al comercio, el sector agropecuario, pesquero, etc . C/ Príncipe de Vergara, 74, 3 planta - 28006 MADRID Tlf.: 91 451 48 01 / 07 – Fax: 91 395 28 23 E-mail: astic@astic.net Nota: Prohibida la edición, distribución y puesta en red, total o parcial, de esta información si n la autorización de A ST IC

22. 7 1. Gather data and develop a robust system of reporting : gathering and sharing of data at national and subnational level by public health authorities in a harmonised way on the spread of the virus, the characteristics of infected and recovered persons and their potential direct contacts is essential to better manage the lifting of measures. At the same time, with increasing evidence that a large number of people may be asymptomatic carriers of COVID-19 or may only present limited symptoms, information on cases reported to health authorities may only represent the tip of the iceberg. Significant unknowns remain. Mathematical models are thus being used to understand the spread of COVID-19 and to predict and evaluate the potential impact of the various containment measures put in place by the Member States. Social media and mobile network operators can offer a wealth of data on mobility, social interactions, as well as voluntary reports of mild disease cases (e.g. via participatory surveillance) and/or indirect early signals of disease spread (e.g. searches/posts on unusual symptoms). Such data, if pooled and used in anonymised, aggregated format in compliance with EU data protection and privacy rules, could contribute to improve the quality of modelling and forecasting for the pandemic at EU level. The Joint Research Centre (JRC) and ECDC can centralise this data collection and modelling work. 2. Create a framework for contact tracing and warning with the use of mobile apps, which respects data privacy: mobile applications that warn citizens of an increased risk due to contact with a person tested positive for COVID-19 are particularly relevant in the phase of lifting containment measures, when the infection risk grows as more and more people get in contact with each other. As experienced by other countries dealing with the COVID-19 pandemic, these applications can help interrupt infection chains and reduce the risk of further virus transmission. They should thus be an important element in the strategies put in place by Member States, complementing other measures like increased testing capacities. The use of such mobile applications should be voluntary for individuals, based on users’ consent and full y respecting European privacy and personal data protection rules. When using tracing apps, users should remain in control of their data. National health authorities should be involved in the design of the system. Tracing close proximity between mobile devices should be allowed only on an anonymous and aggregated basis, without any tracking of citizens, and names of possibly infected persons should not be disclosed to other users. Mobile tracing and warning applications should be subject to demanding transparency requirements, be de - activated as soon as the COVID-19 crisis is over and any remaining data erased. Taking into account network effects, the widespread take-up of a pan-EU reference app, or at least interoperability and sharing of results between such apps, would allow for a more effective warning of people concerned and a more efficient public health policy follow- up . The Commission adopted on 8 April 2020 a Recommendation 7 that sets up a process with Member States for developing a common European approach (“Toolbox”) to the use of digital means which empower citizens to take effective and targeted social distancing measures. 8 This common approach will be complemented by Commission guidance that will specify 7 Recommendation of 8 April 2020 on a common Union toolbox for the use of technolo gy and data to combat and exit from the COVID-19 crisis, in particular concerning m obile applications and the use of anonymised mobility data (C (2020) 2296 final). 8 The Commission is aware of solutions developed by European cons ortia such as the Pan- European Privacy-Preserving Proximity Tracing ( https://www.pepp-pt.org/ ).

23. 8 relevant privacy and data protection principles. Confidence in these applications and their respect of privacy and data protection are paramount to their success and effectiveness. 3. Expand testing capacity and harmonise testing methodologies : in the absence of a vaccine, the population must be protected as much as possible from the infection. Therefore, the availability of large-scale testing that can provide fast and reliable results is key to tackle the pandemic and also a precondition for lifting social distancing measures in the future (and is also important for the effectiveness of contact tracing apps as outlined above). A three-pronged approach is needed to improve testing in the Member States: a) The development and ramping up of sustained COVID-19 diagnostic capacity , in hospitals and through primary and community care structures and decentralised testing facilities, accessible for all risk groups and care rs of vulnerable individuals as well as symptomatic people or those in close contact with confirmed cases. b) The set- up of adequate testing schemes , specifying which (combination of) tests should be carried out at what stage and prioritising the application of tests (for example health workers, people who return to their workplace, elderly at care homes, etc.). The tests applied should be of an acceptable quality and should be carried out so that there is mutual acceptance of test data within and among Member States. The roll-out of serological testing to assess the acquired immunity of the population is part of such a strategy. c) The roll-out of self-testing kits could be considered once properly validated and their reliability ensured. A public reference point to liaise and provide instructions on their use and follow-up will allow for individual testing of persons with COVID-19 symptoms while avoiding the contamination of others. These measures would reduce the pressure on healthcare systems. The alignment of testing methodologies is a critical component of this approach and requires sharing of experiences in order to achieve comparable results across the EU and within Member States’ regions. The Commission is presenting Guidelines on different COVID-19 tests and their performance, based on consultation with the ECDC, which has addressed testing in its regularly updated risk assessment. Work will continue to aligning approaches to test performance at EU level. The Commission will facilitate the compilation of all relevant scientific studies and act as a single contact point to make emerging data and results accessible to Member States and researchers. It will, in cooperation with Member States and in consultation with the ECDC, establish a network of COVID-19 reference laboratories across the Union, together with a supporting platform. 4. Increase the capacity and the resilience of health care systems: gradually lifting certain confinement measures will inevitably lead to new infections. It is thus essential that new COVID-19 patients can appropriately be taken care of by the health care systems and, in particular, in case of need, by hospitals. Sufficient hospital capacity and a strong primary care, the protection of the financing capacity of the healthcare system, well-trained and recovered health care staff and

28. 13 continue to be encouraged. At the work place, occupational health and safety rules imposed by the pandemic should be observed. The Commission will create a rapid alert function to identify supply and value chain disruptions, relying inter alia on existing networks such as Enterprise Europe Network (EEN), Clusters, Chambers of Commerce and trade associations, SME Envoys as well as other actors such as the European-level social partners. Best available solutions will be sought to tackle these disruptions, which can have their origin in an asymmetrical lifting of containment measures (inside or outside the EU), the bankruptcy of businesses or third country actor interference. 7. Gatherings of people should be progressively permitted. When reflecting on the most appropriate sequencing, Member States should focus on the specificities of different categories of activity, such as: a) Schools and universities (with specific measures such as different lunch times, enhanced cleaning, smaller classrooms, increased reliance on e-learning, etc.); b) Commercial activity (retail) with possible gradation (e.g. maximum number of people allowed, etc. ); c) Social activity measures (restaurants, cafes, etc.), with possible gradation (restricted opening hours, maximum number of people allowed, etc. ); d) Mass gatherings (e.g. festivals, concerts, etc. ). The gradual reintroduction of transport services should be adapted to the phasing out of travel restrictions and the phasing in of particular types of activities while taking account of the level of risk in the areas concerned. Lower-risk, individualised transport (e.g. private cars) should be allowed as soon as possible, while collective means of transport should be gradually phased in with necessary health-oriented measures (e.g. reducing the density of passengers in vehicles, higher service frequency, issuing personal protective equipment to transport personnel and/or passengers, using protective barriers, making sanitizing/disinfecting gel available at transport hubs and in vehicles, etc.) 8. Efforts to prevent the spread of the virus shoul d be sustained: awareness campaigns should continue to encourage the population to keep up the strong hygiene practices acquired (use of sanitizers, washing of hands, coughing/sneezing etiquette, cleaning high-contact surfaces, etc.). Social distancing guidelines should continue to apply. Citizens should be provided with full information on the situation in order to contribute to stemming the transmission of the virus by means of individual measures and responsibility. The latest ECDC guidance 16 advises that the use of non-medical facemasks in public may be useful. The use of facemasks in the community could be considered, especially when visiting busy, confined spaces, such as grocery stores, shopping centers, or when using public transport. The use of non-medical facemasks made of various textiles could be considered, especially if – due to supply problems and priority use by healthcare workers – medical facemasks are not available for the 16 https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/using-face-masks-community-reducing -covid- 19 - transmission

18. 3 levels. 3 Despite the measures taken, the economic and social impact will be severe, as market sentiments and unprecedented enrolment in short- time unemployment schemes drastically show. Even though the way back to normality will be very long, it is also clear that the extraordinary confinement measures cannot last indefinitely. There is a need for a continuous assessment on whether they are still proportionate as our knowledge of the virus and the disease evolves. It is indispensable to plan for the phase when Member States can restart economic and social activities while minimising any impact on people’s health and does not overburden health care systems. This will require a well-coordinated approach in the EU and among all Member States. The present Roadmap provides for such approach. It builds on the expertise and the advice provided by the European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) and the Commission ’s Advisory Panel on COVID-19 and takes into account the experience and outlook from a number of Member States as well as guidance from the World Health Organization (WHO). The Roadmap sets out recommendations to Member States, with the goal of preserving public health while gradually lifting containment measures to restart community life and the economy. It is not a signal that containment measures can be lifted immediately but intends to inform Member States’ actions and provide a frame for ensuring EU -level and cross-border coordination, while recognising the specificity of each Member State. The specific epidemiological situation, territorial organisation, healthcare service arrangements, population distribution or economic dynamics are some of the factors that might affect Me mber States’ decisions on where, when and how measures are lifted. Attention will also be needed for the situation of the countries in the EU’s neighbourhood. 2. T IMING The restrictive measures introduced by Member States have been necessary to delay the spr ead of the epidemic and alleviate pressure on health care systems (‘flatten ing the curve’). These measures have been based on available information in relation to the characteristics of the epidemiology of the disease and followed a precautionary approach. They have allowed to buy precious time to prepare Member States’ health care systems, procuring essential products such as personal protective and laboratory equipment as well as ventilators, including at EU level, and to launch work on vaccine development and possible treatments. The prevailing scientific view indicates that these measures are essential, and indeed, the available data shows that a combination of stringent containment measures achieves reductions in transmission and mortality rates. 4 3 Beyond the measures taken at national level, the Commission has swiftly put in place enabling measures to facilitate national public spending, e.g. with a temporary fram ework for State aid measures. The activation of the general escape clause of the EU fiscal framework will also allow for national discretionary stimulus. At EU level, the Commission has provided economic and financial support from the EU budget and the European Central Bank has provided monetary policy su pport. For an overview of the Coordinated economic response to the COVID-19 outbreak , see also the Commission Communications COM(2020) 112 final of 13 March 2020 and COM(2020) 14 3 final of 2 April 2020. 4 European Center for Disease Prevention and Control (ECDC), “ Coronavirus disease 2019 (COVID-19) in the EU/EEA and the UK – eighth update ”, 8 April 2020,

21. 6 Three basic principles should guide the EU and its Member States: 1. Action should be based on science and have public health at its centre: the decision to end restrictive measures is a multidimensional policy decision, involving balancing public health benefits against other social and economic impacts. At the same time, the protection of public health in the short and long term should remain the primary goal of Member States’ decisions. The available scientific evidence must inform as much as possible Member States’ decisions and Member States should be ready to revise their approaches as more scientific evidence appears. 2. Action should be coordinated between the Member States: a lack of coordination in lifting restrictive measures risks having negative effects for all Member States and creating political friction. While there is no one-size-fits-all approach, at a minimum, Member States should notify each other and the Commission in due time through the Health Security Committee before they announce lifting measures and take into account their views. . Communication and discussion should take place in the context of the Integrated Political Crisis Response. 3. Respect and solidarity between Member States remains essential: a key success factor in this phase is to build on each other’s strengths. Not all health systems are under the same pressure, there is a wealth of knowledge to be shared between professionals and Member States and mutual assistance in times of crisis is key. Though coordination and solidarity between Member States we re put into question at the outset of the pandemic, the past few weeks have seen growing examples of solidarity throughout the EU such as the treatment of intensive-care patients in other Member States, the sending of doctors and nurses, the supply to other countries of protective suits and masks as well as ventilators. 17 Member States have so far organised flights, many of them facilitated and funded through the EU‘s Civil Protection Mechanism, to bring home European citizens of all nationalities that were stranded abroad. Clinicians are sharing, through a dedicated online EU platform, experience in treating COVID-19 patients. This is the right approach and it should be continued. 5 It will lead the way to further solidarity measures at EU level to support some Member States and regions that will need it to overcome the pandemic or that will be even harder affected than others by the ensuing economic crisis. 6 5. A CCOMPANYING MEASURES Managing successfully the gradual lifting of the existing confinement measures requires a combination of accompanying measures that are relevant for all Member States. The EU is taking steps to support them in that respect. 5 In this context, on 3 April, the Commission adopted Guidance on EU Emergency Assistance on Cross-Border Cooperation in Healthcare (C(2020) 2153 final). The Guidance aims at facilitating Member States’ cooperation to assist patients in need of critical care by offering availa ble hospital bed capacity (as well as health professionals) so as to alleviate overstretched healthcare fac ilities in Member States in need and where it does not put the functioning of their own health sy stems at risk. 6 For example, the European Unemployment Reinsurance Scheme , as proposed by the Commission on 2 April (COM(2020) 139 final), will support those i n work and protect those who have lost their jobs during this crisis while reduc in g pressure on national public finances under the current circumstances.

26. 11 6. R ECOMMENDATIONS Based on the scientific advice of the ECDC and the Advisory Panel on COVID-19, the Commission has developed a set of recommendations to Member States on how to gradually lift containment measures: 1. Action will be gradual , as measures will be lifted in different steps and sufficient time should be left between the steps (e.g. one month), as the effect of their lifting can only be measured over time. 2. General measures should progressively be replaced by targeted ones. This would allow societies to gradually go back to normality, while continuing to protect the EU population from the virus. For example: a) Most vulnerable groups should be protected for longer : while comprehensive data is still missing, evidence suggests that elderly and people suffering from chronic diseases are at higher risk. People with mental illness are another possible group at risk. Measures should be envisaged to continue protecting them, while lifting restrictions for other groups. b) Diagnosed people or people with mild symptoms should remain quarantined and treated adequately: this will help break transmission chains and limits the spread of the disease. The Commission will task the E CD C to regularly update its guidance on criteria for ending quarantine. 12 c) Safe alternatives should replace existing general prohibitive measures : this will enable targeting risk sources while facilitating the gradual return of necessary economic activities (e.g. intensified and regular cleaning and disinfection of transport hubs and vehicles, shops and workplaces, instead of entirely prohibiting services, and provision of adequate measures or equipment to protect workers or customers ). d) General states of emergencies with exceptional emergency powers for governments should be replaced by more targeted interventions by governments in line with their constitutional arrangements . This will ensure the democratic accountability and transparency of the measures taken and their wide public acceptance as well as guarantee fundamental rights and respect for the rule of law. 3. The lifting of measures should start with those with a local impact and be gradually extended to measures with a broader geographic coverage, taking into account national specificities. This would allow to take more effective action, tailored to local conditions where this is appropriate, and to re-impose restrictions as necessary, if a high number of new cases occurs (e.g. introducing a cordon sanitaire). This approach would allow first relaxing measures affecting people’s lives more directly. This would finally allow Member States to take better into account regional differences of the COVID-19 spread within their territories. 12 ECDC, Guidance for discharge and ending isolation in the context of widespread community transmission of COVID- 19 – first update, 8 April 2020, https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/files/documents/covid- 19 -guidance-discharge-and-ending- isolation-first%20update.pdf

27. 12 4. A phased approach for the opening of our internal and external borders is needed , eventually restoring the normal functioning of the Schengen area. a) Internal border controls should be lifted in a coordinated manner: the Commission has been working continuously with Member States to limit the impact of the reintroduction of internal border controls on the functioning of the internal market and on free movement 13 . It is doing also its utmost to minimize the impact of the current situation on the transport sector, including operators and passengers. 14 The travel restrictions and border controls currently applied should be lifted once the border regions’ epidemiological situation converges sufficiently and social distancing rules are widely and responsibly applied. The gradual re- opening of borders should give priority to cross-border and seasonal workers and should avoid any discrimination against EU mobile workers. Neighbouring Member States should stay in close contact to facilitate this in close coordination with the Commission . In the transition phase, the efforts to maintain an unobstructed flow of goods and to secure supply chains should be reinforced. Restrictions on travel should first be eased between areas with comparably low reported circulation of the virus. The ECDC will, in cooperation with Member States, maintain a list of such areas. The Commission will also put forward more detailed guidance on how to progressively restore transport services, connectivity and free movement as swiftly as the health situation allows it, also in view of planning summer holiday travel. b) External border reopening and access of non-EU residents to the EU should happen in a second stage, and should take account of the spread of the virus outside the EU, and of the dangers of reintroduction. Safeguarding social distancing measures taken by EU Member States and Schengen Associated Countries requires continued review of the need for restricting non-essential travel to the EU. 15 5. The re-start of the economic activity should be phased in, thus ensuring that authorities and businesses can adequately adjust to increasing activities in a safe way. There are several models (jobs with low interpersonal contact, jobs suitable for teleworking, economic importance, shifts of workers, etc.), but not all the population should go back to the workplace at the same time, with an initial focus on less endangered groups and sectors that are essential to facilitate economic activity (e.g. transport). As social distancing should remain largely in place, teleworking should 13 The Commission has issued guidelines concerning the exercise of the free movement of workers during COVID-19 outbreak (C(2020) 2051 final). 14 The Commission has already proposed more flexibility in the application of existing rules on slots use for airlin es (Regulation (EU) 2020/459 of the European Parliament and of the Council of 30 March 2020 amending Council Regulation (EEC) No 95/93 on common r ules for the allocation of slots at Community airports) and adopted guidelines on green lanes (C(2020) 1897 final) and cargo operations to facilitate free movement of goods in the EU (C(2020) 2010 final). The Commission has also adopted guidelines on passengers’ rights (C(2020) 1830 final ) and on seafarers, passengers and other persons on board ship s (C(2020) 3100 final). 15 The Commission adopted on 30 March guidance on the implementation of the temporary restriction on non-essential travel to the EU (C(2020) 2050 final). On 8 April, it adopted a Communication to the European Parliament, the European Council and the Council on the assessment of the application of the temporary restriction of non-essential travel to the EU (COM(2020)148).

24. 9 guaranteed access to health care to all will be decisive for the resilience of health systems in the transition. The Commission has mobilised EU budgetary instruments to provide additional resources – including staff – for supporting health care systems in the fight against the COVID-19 crisis and thereby save lives. 9 5. Continue to increase the medical and personal protective equipment capacity: the COVID-19 crisis has led to a massive surge in demand for medical and personal protective equipment, such as ventilators, testing kits and masks. Yet, this demand is not always matched with sufficient supply. The first weeks of the crisis were thus characterised by competition between national, regional and EU -level joint procurements, disruptions of supply chains including export restrictions, and the lack of information of different Member States’ needs. Vital products are not reaching their destinations or arriving with significant delay. Competition between Member States and international partners have led to a significant increase in prices. This has highlighted the importance of coordination to ensure adequate supplies across the EU. The Commission is acting accordingly together with the Member States. 10 The most effective use of available personal protective equipment should be based on the evolving knowledge and advice. 11 Medical equipment – like ventilators – is normally assessed and certified by a notified body at national level through conformity assessments or self-certification. This can take several months. The Commission calls on notified bodies to prioritise 9 In this context, the Commission has mobilised the Emergency Support Instrument . This is the EU’s general purpose crisis fighting vehicle based on the solidarity principle allowing for unprecedented fast, flexible, fast and direct support. In addition, the Coronavirus Response Investment Initiative (CRII) proposes financial support to the Member States to take measures to alleviate t he pressure on their health systems and to strengthen their resilience to foster the crisis respo nse capacities in health systems. 10 The Commission is working with Member States to remove intra-EU export bans or restrictions in line with the European Council conclusion that “the adoption of the decision on the au thorisation for export of personal protective equipment should lead to the full and effective lifting of all forms of internal bans or restrictions” . It has set up a ‘Clearing house for medical equipment’ that facilitates the identification of available supplies, including testing kits, and their matching with demand b y the Member States. This also entails collaboration with industry on increasing production by existing m anufacturers, as well as facilitating imports and activating alternative ways of producing equipmen t. The Commission will set up a reporting system for Member States to specify their needs for medical equipm ent, including a geographical mapping. The Commission supports new market entrants for protective eq uipment with dedicated guidance documents. Information on the availability and capacity of conformity ass essment bodies will be shared with market operators. Moreover, the Commission is centralising the em ergency stockpiling of medical equipment via rescEU . Together with the Member States, the Commission has also already stepped u p its efforts by launching joint procurement actions for various medical supplies, including testing kits. It has also issued guidance on 1 April 2020 on the options and flexibilities available under the EU public procurement framework for the purchase of the supplies, services, and works needed to addr ess the crisis (C(2020) 2078). Moreover, it adopted on 8 April 2020 a Temporary Framework for assessing antitrust issues related to business cooperation in response to situations of urgency stemming f rom the current COVID-19 outbreak , in order to ensure the supply and adequate distribution of essential s carce products and services during the COVID-19 outbreak (C(2020) 3200). On the same day, it also adopted guidelines on the optimal and rational supply of medicines to avoid shortages during the COVID- 19 outbreak (C(2020) 2272 final. 11 In that context, the ECDC adopted on 8 April 2020 advice on reducing COVID-19 transmission from potentially asymptomatic or pre-symptomatic people through the use of face m asks : https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/using-face-masks-community-r educing-covid- 19 - transmission

Vistas

  • 386 Vistas totales
  • 315 Vistas del sitio web
  • 71 Vistas incrustadas

Acciones

  • 0 Acciones Sociales
  • 0 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Share count

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+

Incrusta 3

  • 4 astic.net
  • 3 beta.astic.net
  • 2 52.49.10.90