UE. COORDINACIÓN RESTRICCIONES CORONAVIRUS

Teresa Benadero

Como continuación a nuestro email del jueves pasado requiriendo su colaboración, nos complace informarle que ayer, el Consejo Europeo -conformado por los 27 gobiernos nacionales de la Unión Europea- adoptó por procedimiento escrito la enmienda a la Recomendación sobre un enfoque coordinado de la restricción de la libre circulación en respuesta a la pandemia de COVID-19 (enmienda que se adjunta). En pocas palabras, podemos “celebrar el resultado” de estas gestiones canalizadas a través de IRU Bruselas puesto que el Consejo apoyó la propuesta de la Comisión Europea en el artículo 12 de eximir a los trabajadores del transporte y a los proveedores de servicios de transporte de las obligaciones de prueba y cuarentena.

Gracias a todos los que han apoyado nuestra labor sobre este tema, respondiendo a las cuestiones planteadas con tanta premura. Sus respuestas, junto a las de empresas de otros países, han proporcionado ejemplos muy pertinentes que, a través de IRU, se hicieron llegar el jueves de la semana pasada en preparación de la entrevista que la Comisaria Valean tenía con la Presidenta de la CE, Ursula von der Leyen. Encuentro que tuvo lugar el viernes por la mañana y tenía por objeto, precisamente, proporcionar a la presidenta los hechos correctos para presionar a los Estados miembros para que mantuvieran el artículo 12 propuesto en la recomendación.

Para su mejor entendimiento, de acuerdo con el artículo 12, los trabajadores del transporte y los proveedores de servicios de transporte, en principio, no deberían estar obligados a someterse a una prueba de infección por COVID-19. Sin embargo, si un Estado miembro realmente desea exigir la realización de pruebas, deben utilizarse pruebas rápidas de antígenos (y no PCR) y esto debe ser organizado de modo que no provoque interrupciones en el transporte.

En caso de que se produzcan interrupciones en el transporte o en la cadena de suministro, los Estados miembros deberían eliminar o derogar de inmediato dichos requisitos de pruebas sistemáticas para preservar el funcionamiento de los "Green Lanes". Además, la Recomendación prescribe que los trabajadores del transporte y los proveedores de servicios de transporte no deberían estar sujetos a cuarentena mientras ejercen esta función esencial.

Aunque este documento no es vinculante por naturaleza, tiene un gran valor porque los jefes de Estado y los gobiernos de los Estados miembros de la UE lo adoptaron por unanimidad.

Así que lo podremos utilizar desde esta organización en nuestras gestiones nacionales e internacionales en contra de las restricciones aplicadas a los conductores de mercancías.